Galeria

 

Con el frío viento de septiembre y mediante una emotiva ceremonia efectuada en el Memorial de los Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de la Plaza de Maipú, se recordó con calor y recogimiento la figura del presidente Salvador Allende y la memoria de miles de víctimas que dejó la Dictadura Militar en Chile, época que derrumbó los sueños de toda una generación y fracturó la democracia en el país.

A la ceremonia asistió el alcalde de Maipú, Christian Vittori; los concejales Abraham Donoso, Carlos Jara y Ariel Ramos, además de los presidentes de los distintos partidos que forman parte de la Nueva Mayoría en Maipú, junto a trabajadores, dirigentes sociales y representantes de organizaciones que habitan en la comuna.

Patricio Chandía, Presidente de la Agrupación de Derechos Humanos de Maipú, junto con leer un extenso discurso que llamó entre otras cosas, a poner fin al silencio de quienes manejan información relevante sobre el paradero de las víctimas aún desaparecidas, señaló que “para todos, el 11 de septiembre es un día triste, por todos aquellos que sufrieron la persecución y muerte de sus familiares”. Asimismo, agradeció particularmente al concejal Carlos Jara, y también al alcalde Christian Vittori por realizar los esfuerzos para desarrollar la ceremonia.

El jefe comunal reconoció que éste es un día duro para nuestro país, lleno de emociones, de dolor y de recuerdo. “Es un día imborrable, que dejó una huella profunda en el país y sobre todo en la vida de muchos chilenos. Estamos aquí no sólo para conmemorar, sino que tenemos la misión de mantener viva la memoria para que las nuevas generaciones nunca se olviden de lo que pasó en 1973 en nuestro país. Chile necesita mantener viva esa memoria, pues sólo mediante la reconciliación, hay verdad y justicia”, señaló el edil.

En la instancia, la música también estuvo presente, y fue Amaro Labra, integrante del histórico grupo Sol y Lluvia, conjunto popular que se transformó en pieza clave durante el trabajo del retorno de la democracia, quien interpretó, acompañado de parte de la formación original de la banda, 4 canciones alusivas a la jornada. El músico agradeció la oportunidad de ser parte de la ceremonia y señaló que “todas las víctimas de la Dictadura Militar siguen estando presentes junto a nosotros, en este día tan triste”.

Posteriormente se rindió tributo mediante un sentido homenaje a Luis Cortés Pino y Alberto Macerata, por su abnegada labor a través de los años en torno a defender y promover los Derechos Humanos en el país.

Sin embargo, lo más emotivo de la jornada vendría casi al final, cuando se recordó la historia del maipucino José Orlando Flores Araya, de 19 años al momento de su detención, quien hasta el día de hoy continúa desaparecido tras su secuestro el 23 de agosto de 1974, desde la Escuela Industrial 4 Álamos.

Su padre, Orlando Flores, visiblemente quebrantado por el dolor de una pérdida irrecuperable, recibió de manos del alcalde Christian Vittori, el concejal Ariel Ramos y la presidenta del Partido Comunista de Maipú, Wilda Díaz, una fotografía en blanco y negro, a gran escala, con la imagen de su hijo víctima de la Dictadura Militar.

Para cerrar la ceremonia, todos los asistentes que llegaron al lugar se acercaron al Memorial de los Derechos Humanos para encender, mediante velas, un camino a la libertad y posar un clavel rojo en el espacio que recordará eternamente a las 68 víctimas maipucinas, que se fueron, pero que vivirán para siempre en la conciencia de Maipú y de todos sus seres queridos.

 

GALERIA DE FOTOS

{gallery}septiembre2014/MEMORIAL_DETENIDO_DESAPARECIDO:150:200:1:0{/gallery}