Con la presencia del alcalde de Maipú, Christian Vittori, se dio marcha a la octava versión de la Junta Nacional e Internacional de Fiat 600. La explanada de la Plaza de Maipú, fue el escenario que congregó la atención del numeroso público que llegó en familia a presenciar la magia de un modelo que se niega a desaparecer.
Carrocerías pintadas con eléctricos colores, vistosos tubos de escape y motores que rugían con gran velocidad, fueron la tónica de una mañana donde el mundo tuerca se vistió de fiesta. Nadie quedó indiferente ante los pintorescos detalles que albergaba cada automóvil.
Vittori, destacó el carácter familiar de un evento que ya es una tradición para la comuna. A su juicio “cuando miras estos autos y los comparas con los actuales, existe un abismo de diferencia. Hoy son completamente electrónicos. Por dicha razón, al contemplar estos modelos, se genera un poco de nostalgia”.
El edil recordó que tuvo un Fiat 600, explicando que “uno piensa en estos motores, los mira y no se convence del desempeño que tenían para viajar largas distancias”. La oportunidad también sirvió para reunir a los fanáticos del legendario automóvil, quienes pudieron compartir experiencias e intercambiar conocimientos, en torno a una pasión que todos los años sigue manteniendo la misma efervescencia y nivel de convocatoria en Maipú.